Desde la autovía A-3 camino hacia Madrid, a tu derecha verás cómo crece esta sede dedicada al cultivo de champiñón. Proyecto español y tecnología holandesa se unen bajo una estructura metálica de grandes luces para demostrar que la arquitectura industrializada no tiene por qué ser aburrida.

Casi 15.000 m2 de espacio productivo con vocación de convertirse en referente de la producción agroalimentaria de la Comunidad y revitalizar la economía de las orillas del río Magro. Arqueha construye la nueva imagen para una actividad que se remonta a los años 60 y que la familia Giménez cuida con mimo para que el producto llegue en perfectas condiciones al consumidor.

< WORK IN PROGRESS